miércoles, 20 de abril de 2011

No sé que haces siempre metido en mi sangre.

No elegimos de quien nos enamoramos, porque no es algo que se pueda escoger, si no que te arrasa, como un tsunami.A veces, basta una mirada para cambiarlo todo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario