viernes, 11 de enero de 2013

Así el dolor no se queda tan dentro.

Ahora puedo decir que estoy empezando a vivir. Me robaste tanto tiempo. Tiempo que jamás volverá. Tiempo que, lo mires por donde lo mires, ha sido malgastado. Y sin embargo, estoy viviendo. Sin ti. Cuando estamos enamorados, cuando no vemos más allá de la persona amada, dejamos de vivir. Parcialmente, a trozos. Lo que vivimos es por y para ella. Para que sea feliz, para que nunca tenga que llorar por ti, para que se sienta bien y...por que no, para que te quiera más. Y eso, lo mires por donde lo mires no es vivir. Hoy puedo decir que vivo para mi. Por mi. Y que no veo más allá de mi felicidad. Que no te quepa ninguna duda que voy a vivir, que lo voy a conseguir. Y va a ser sin ti. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario