sábado, 16 de febrero de 2013

Dices, dices y dices.

Tú dices que amas la lluvia, sin embargo usas paraguas cuando llueve. Tú dices que amas el sol, pero siempre buscas la sombra cuando el sol brilla. Tú dices que amas el viento, pero cierras las ventanas cuando el viento sopla. Por eso tengo miedo cuando dices que me amas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario